LAS COMPLICACIONES

VIDEO

TOP 3

  • Ir al supermercado. El rotulado impreciso de los alimentos complica la tarea de hacer las compras. Son pocos los productos que informan en sus etiquetas si contienen o no gluten.
  • Salir a comer. Encontrar un restaurante que ofrezca un menú especial para celíacos es una hazaña en Buenos Aires.
  • Que la billetera aguante. Los alimentos específicos elaborados sin gluten cuestan hasta 5 veces más que los comunes.