El ganador del Premio Perfil Internacional

Herbin Hoyos Medina

“Yo viví el calvario del secuestro en carne propia”


El conductor del programa radial Las voces del secuestro relata su experiencia como rehén de las FARC y confiesa que el cautiverio lo marcó de por vida.

El periodista Herbin Hoyos Medina es el conductor del programa Las voces del secuestro, que todos los domingos emite radio Caracol.

Es su voz la que todas las semanas lleva algo de esperanza e ilusión a lo más remoto de la selva colombiana y es su programa el que permite a los familiares de los rehenes sentirse un poco más cerca de sus seres queridos.
Todo comenzó 14 años atrás, cuando un giro del destino dio vuelta su vida. Hoyos Medina conducía su programa en Caracol, cuando tres personas se presentaron reclamando un supuesto premio. En realidad, eran guerrilleros de las FARC y el confuso episodio terminó con su secuestro.


Herbin Hoyos Medina


El cautiverio

El peor de los infiernos duraría 17 días. Junto a sus captores, caminó por la selva sin comida ni descanso hasta que finalmente llegó al campamento adonde le tocaría permanecer. Allí se encontró con un campesino que ya llevaba varios meses secuestrado y que, con casi todo el cuerpo cubierto y atado a un árbol, escuchaba la radio. Se le acercó y se presentó. Le dijo su nombre y que era periodista. Le contó que conducía un programa en Caracol. El campesino lo reconoció y hasta estaba al tanto de que no había podido terminar su programa en la radio el domingo anterior, el día de su secuestro.

"¿Por qué ustedes los periodistas nunca hacen nada por los secuestrados?", le preguntó Nanciareno Murcia. Hoyos Medina se quedó sin palabras pero se prometió que, si era liberado, cambiaría las cosas.

Fue una operación del ejército colombiano la que logró rescatarlo del calvario cerca de dos semana después. "Fueron 14 días corriendo por la selva, sin parar, sin descanso. Todavía hoy tengo cicatrices de ese momento. Perdí la uñas de los pies y hasta en un momento, ya agotado, les pedí a los guerrilleros que me mataran", relató el periodista a Perfil.com.

La pesadilla terminó cuando el ejército rodeó al grupo y la guerrilla se vio obligada a liberarlo. Cuatro miembros de las FARC murieron y otros tantos resultaron heridos en la ofensiva que terminó con su libertad.


Las Voces del secuestro

Una semana después de volver a Bogotá, el periodista asistió a la radio. Relató su secuestro con lujo de detalles y llamó a los familiares y amigos de los secuestrados a hacer lo mismo.
“El programa vino a sacar al país del temor y permitió que se visualice el problema de los secuestros. Hasta ese momento, nadie hablaba del tema por miedo a las represalias”, relató Hoyos Medina.
Con los años, y el aumento exponencial del número de secuestrados por parte de las FARC, el ELN y las milicias paramilitares, el programa sumó oyentes.

Para los familiares de algunos de los rehenes, que cada domingo dejan entre 500 y 700 mensajes telefónicos, se convirtió en una cita semanal con sus seres queridos: mensajes de amor, de apoyo, de lealtad intentan traspasar las barreras de la distancia y del tiempo.

“Siempre, al comienzo de cada programa, yo les explico a los secuestradores que tienen que dejar a los rehenes escuchar el programa para que éstos estén motivados, para que quieran vivir. Les digo que van a tener una actitud positiva y que no van a ser un problema”, contó Hoyos Medina.

Luego de ser liberados, muchos de los ex rehenes –que saben que Las Voces del Secuestro jugó un rol crucial en su supervivencia- van al programa para dar una voz de aliento a los que se quedaron.

Un caso particular, que a lo largo de los años quedó grabado en la memoria de Hoyos Medina, fue el de un campesino que llevaba varios años secuestrado cuando, ya muy abatido, optó por el suicidio. Lo intentó en cuatro oportunidades pero nunca lo logró, hasta que eventualmente lo encerraron en una pequeña casilla en la que estaba a punto de morir de tristeza.
Fue entonces que un guerrillero se apiadó de él. “Yo sé lo que necesitas, le dijo, y le entregó una radio. Esa misma noche escuchó la voz de su mujer que le decía que lo amaba y que tuviera fuerza”, relató el periodista.

Ese mensaje salvó su vida. Dos años después, el campesino salió en libertad. Sin siquiera bañarse, acudió a los estudios de Caracol y cuando encontró a Hoyos Medina lo abrazó y lloró de emoción.

La investigación

En paralelo con el programa, hace varios años la producción comenzó a hacer un relevamiento de los secuestros. Ante cada nuevo caso, se comunicaban con la familia y hasta les proveían asistencia legal y psicológica.

Así surgió la Organización Las voces del secuestro, una ONG que hasta la fecha tiene contabilizados “2700 secuestrados en poder de las FARC, 800 en poder del ELN y 700 en poder de las Autodefensas Unidas de Colombia, aunque éstos estarían todos muertos”.

Su trabajo como conductor del programa de radio y como titular de la ONG le valió a Hoyos Medina varios intentos de atentado. Con su familia radicada en el exterior, el periodista se fue del país, pero siempre volvió.

¿Por qué? “Para mí, esta es una causa propia, porque yo viví el calvario del secuestro en carne propia. Para los secuestrados, la radio es la única esperanza, la única opción de vida”, afirmó.